DIETA MENTAL

 

En muchas ocasiones hemos podido escuchar que somos aquello que comemos, pero personalmente pienso, que más que lo que comemos, REALMENTE  somos aquello que pensamos.

Por lo tanto es de vital importancia que al igual que nos preocupamos por los alimentos que tomamos, también nos preocupemos por nuestros pensamientos.

A nuestra mente la información llega a través de los sentidos, vista, oído, gusto, tacto y olfato.

Una buena DIETA MENTAL, sería en seleccionar y filtrar los pensamientos que tenemos, así podemos desechar aquellos que no son positivos o beneficiosos.Para ello, utlizaremos una seríe de filtros o pasos:

-Primero: ¿Es verdad esto que pienso?

Lo primero que te tienes que ver  es si aquello que estás pensando es cierto o tiene algún tipo de evidencia.

Esta pregunta por si solo ya elimina una gran cantidad de nuestros pensamientos negativos.

    ¿Es totalmente cierto lo que estoy pensando, o lo estoy exagerando?

¿En qué me baso? ¿Tengo evidencias suficientes?

¿Me responsabilizo en exceso?

¿Podría existir otra explicación u otra forma más realista de pensar?

-Segundo: ¿Tan grave es esto…?

Si este pensamiento fuera cierto vamos a ver realmente sus consecuencias reales y no las exageradas por nosotros mismos.

¿Qué es lo peor que pueda ocurrir?

¿Podría encontrarme bien aún cuando esto sea así?

¿Hay otras personas a quienes les haya ocurrido esto?, ¿Cómo han actuado?

¿Tendrá algo positivo? “

¿Cuánto tiempo puede afectarme esto?

¿Qué recursos tengo para afrontarlo?, ¿Quién me puede ayudar?

¿Cuál será mi plan de acción?

Tercero: ¿En qué me puede ayudar este pensamiento?

Y en el caso de que el pensamiento pase los dos filtros anteriores, es decir sea verdadero y grave, ahora iríamos a la parte más positiva, ¿Algo me podrá aportar…? Aunque en el peor de los casos sea: paciencia, aceptación, resiliencia…..

¿Qué consecuencias tiene para mí pensar así?

¿Me ayuda a solucionar mis problemas?

¿Me hace sentirme bien?

¿Sirve de algo entrar en un bucle de pensamientos?

A todo el mundo le asaltan continuamente pensamientos negativos, la diferencia está en saber desecharlos y no establecer un dialogo con ellos. Todo esto puede ser resumido en que Nosotros somos quienes escuchamos a nuestra mente, pero no lo que esta dice o piensa.

andresdetera

 

 

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: